Gates Of Lumine

Foro dedicado al juego de rol que combina cartas de YGO y el clásico rol entre jugadores, sean bienvenidos.
 
ÍndiceCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 La batalla de Vrauson

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Zack Hudson
LV.1 D-Medium
LV.1 D-Medium
avatar

Mensajes : 16
Fecha de inscripción : 20/02/2014

MensajeTema: La batalla de Vrauson   Vie Jun 20, 2014 12:44 am

Ahoy! Ire directo: Si les gusto mi historia de YGO, espero puedan darle una oportunidad a este relato. La idea es un proyecto del Rol Master para que cada jugador pueda escribir relatos pertinentes a sus historias y que estos sean canon al universo del juego de rol.
Sin ir muy lejos, aqui esta la historia:


A pocos minutos de la ciudad de Vrauson, un imponente ejército de gigantes se acerca con todas las intenciones de destrucción que se puedan imaginar. Ni siquiera las enormes montañas que tiene enfrente son suficientes para frenar el paso de estos monstruos. Pero a lo lejos, en un haz de luz, una pequeña figura humana aparece en el pico de una montaña.

Coloco su mano sobre su frente para poder tapar el sol que bloqueaba su vista. Al tener una mejor visión de las criaturas que se avecinaban, subió su brazo al cielo de forma que su baston transparente apuntase a él. Al poco tiempo, el cielo se nublo y una nevada cayó sobre las montañas. “Si la gente de Vrauson viera esto, pensarían que se está acercando el fin del mundo o algo parecido” pensó el mago. O, mejor dicho, la maga.

La chica con el bastón transparente se le conoce como Lia. Aprendiz de maestros con poderes sorprendentes como Gismo y Nicola Limelight, fue llamada a combatir contra esos enormes monstruos que se aproximaban rápidamente a la indefensa ciudad. “Con esto los detendré un poco. Ahora tengo que buscar a…” No termino de formular sus pensamientos cuando logro ver como uno de los gigantes que se encontraba batallando contra el clima cayo tras ser golpeado por algo parecido a una roca. Inspeccionando detenidamente, logro identificar una cabeza y dos brazos en la roca que, tras derribar al gigante, se levantaba de su pecho para saltar hacia otro.

“Las rocas no se mueven… Ese es…”. Al poco tiempo de identificar a la “roca móvil”, Lia fue interceptada por una joven de cabello tan amarillo que al ojo inexperto seria de color blanco, y un joven con cabello negro. “Lia, veo que empezaste sin nosotros” dice la joven. “Maestra Artima, tenía que intentar detenerlos ahora. Estas montañas no parecen hacer mucho contra ellos”. “Tu nevada tampoco” añade el joven. Artima es parte del grupo de maestros a los cuales pertenecen Gismo y Nicola, además que Lia ha tenido oportunidad de entrenar con ella. El otro chico que acompaña a Artima es Pai Ron, uno de sus discípulos.

“Pai Ron, hay cosas más importantes que criticar. Ahora tenemos que detener a estos Dioses Sintéticos”. “Dioses Sintéticos?” Pregunto Lia. “O Synth-Gods, si quieres el termino oficial” añade Pai Ron. “No deberíamos llamar a los otros maestros o algunos de sus discípulos?” pregunta Lia. “Ja! Eso no será necesario Lia. Además, mientras estamos perdiendo el tiempo aquí Roberto ya destrozo algunos”. Cambiando sus formas, Artima y Pai Ron se convirtieron en formas más poderosas de sí mismos. “Debemos hacer lo mejor en destruir a esos bastardos mientras Zack intenta detener a quien sea que controle estas cosas”. Elevándose en el aire, Artima y Pai Ron volaron en dirección de los Synth-Gods. “Zackary…” Quedo Lia pensando. “Lia! Deja de soñar despierta” Interrumpe Pai Ron “Recuerda que Vrauson no tiene D-Mediums. Hasta el más mínimo segundo podría significar innumerables perdidas”.

Dejando sus pensamientos de lado, Lia se unió a Artima y a Pai Ron en la batalla. Roberto, la “roca móvil”, ya se había encargado de gran parte de ellos. Cuando lograron llegar al área donde se encontraba, vieron como Roberto estaba jugando vencidas con un Synth-God. “Eso es todo!? Bah!” Con un simple movimiento de brazos, el Synth-God fue lanzado por los aires. “Oh, sexy Artima!” Antes de que el Synth-God cayera sobre ellos, Roberto ya había saltado y mandado con una patada al Synth-God hacia 2 de los suyos. “Ya llego! Y Pai Ron y Lia también!” Después de mirar un momento, noto que alguien faltaba. “Hey! Dónde está mi carnal Zack?”. “Haciendo cosas importantes. No te distraigas, Roberto!”  Le grita Artima.

Antes de que pueda responder “Distraerme con qué?” pudo notar que estaban rodeados por Synth-Gods. Sus números se habían duplicado desde que aparecieron por primera vez. “Oh, nos tienen rodeados?” Pregunta Roberto. “Eso parece.” Responde Pai Ron. Mientras Artima y Lia se preparaban para atacar, Roberto critico la suerte de sus enemigos “… Pobres bastardos”. En un abrir y cerrar de ojos, Roberto se encontraba arrancando la cabeza de uno de los Synth-Gods. Por su lado, Lia había generado una cadena en la punta de su bastón que conectaba con una gigante bola de hielo con picos, convirtiéndolo en un mangual. Agitándolo fuerte pero elegantemente, logro derribar a 3 Synth-Gods de un solo golpe. Pai Ron, por su parte, estaba esquivando golpes y confundiendo a los Synth-Gods para que se golpearan entre si mientras intentaban atinarle. “Que poco inteligentes… De verdad estas cosas dieron tantos problemas a Osiris?” Pensaba mientras hacía que dos Synth-Gods se arrancaran la cabeza de un puñetazo entre si.

Parecía que uno iba a golpearlo mientras caía hacia el suelo. “… Banishment” Fue la única palabra que dijo para desaparecer gran parte del cuerpo del Synth-God. Con una esfera de energía de color verde, destruyo lo que quedo apenas aterrizo en el suelo. “Zack no debería tener problemas con estas cosas”. Mientras estaba distraído, un Synth-God iba a aplastarlo, pero fue derribado por el mangual de Lia. “Deja de soñar despierto, Pai Ron” Dijo Lia en tono burlón. Su única respuesta fue una mirada de enojo. Antes de poder seguir con más comentarios, Artima interrumpió a Lia y a Pai Ron “Se acercan a la ciudad!”

Volteando rápidamente, lograron ver como ya 5 de los Synth-Gods habían traspasado las montañas nevadas. Artima apareció enfrente de Lia “Ven conmigo! Pai Ron, ayuda a Roberto!” Abriendo un portal, las dos chicas desparecieron de la vista de Pai Ron. “Je… Considéralo hecho” Pensó él mientras veía la gran cantidad de Synth-Gods que se acercaban a él.

Artima y Lia aparecieron en el medio de la ciudad. El caos se podía apreciar en cada esquina: Tiendas destrozadas, gente corriendo por sus vidas y varios edificios siendo destruidos por el paso de los Synth-Gods. “Lia, puedes congelar los pies de esas cosas un momento?” Pregunto Artima. “Puedo hacer más que eso” Respondió ella subiendo su bastón al aire. En pocos momentos, los Synth-Gods estaban cubiertos de hielo. Inmóviles, solo basto con que Artima, que se había elevado en el aire, los destruyera con un rayo de taquiones. “Tachyon Spiral of Annihilation!!!” Grito ella al liberar el ataque.

Al ver los atacantes destruidos, los ciudadanos de Vrauson dejaron de correr para admirar a sus salvadoras, pero no con miradas de alivio. Cayendo lentamente al suelo, Artima se dirigió a los habitantes de Vrauson: “Gente de Vrauson! Necesitamos que evacuen ordenadamente la ciudad! No podemos asegurarles que estarán a salvo si permanecen aqui!” Un breve silencio se apodero de la zona.

“Quienes se creen ustedes para decirnos que hacer!?” Grito un hombre de la multitud. “Nos salvaron la vida, idiota! Es mejor hacerles caso!” Le respondió una mujer. “Son D-Medium! No queremos gente como esa aquí!” Grito una anciana. La situación estaba tensa; los ciudadanos tenían un cierto odio a los D-Medium. De la nada, una roca salió volando hacia la cara de Artima junto con el grito “Fuera, demonios!”. A pesar de todos sus poderes, Artima recibió el golpe de la roca sin siquiera intentar esquivarla. “Maestra!” Exclamo Lia.

Los ciudadanos quedaron viendo la cara herida de Artima. “Si es necesario que me hieran para que confíen en mí, recibiré tantos golpes y piedras puedan lanzarme! Necesito que salgan de aquí! No quiero más heridos!”. A pesar de todo, no paso mucho tiempo para que otros Synth-Gods asomaran sus cabezas sobre la ciudad. “Otros más!? Qué carajo están haciendo Roberto y Pai Ron!?”. Mirando a Lia, le dio órdenes claras “Lia, ayuda en el desalojo de la ciudad! Yo me encargo de ellos!” “Pero Maestra…” Dijo Lia. “Solo hazlo!”

Con cierta duda en su mente, Lia empezó a guiar a los ciudadanos de Vrauson “Todos síganme! Los sacare de aquí!” Hubo algunos cuyas dudas se vieron reflejadas en sus caras. Lia se les acerco y coloco su mano sobre sus hombros “Por favor. Solo confíen en mí.” Los ciudadanos  dejaron de dudar y siguieron a Lia. “Eso es! Síganme! Saldremos de aquí muy pronto!”

Estando en el aire, a Lia se acercaron varios ciudadanos que parecían ser rescatistas. “Señorita! Puede bajar un momento?”. Lia aterrizo frente a ellos. “Señorita, me llamo Jordan. Usted es?” “Lia. Mucho gusto” Se presentó. “Que querían decirme?” “Realmente tiene un plan de evacuación? O solo lo está improvisando ahora?” Pregunto Jordan “Un poco de ambos. Pero la idea principal es sacarlos de aquí.” Respondió ella. “Creo que… Necesitaremos algo más que eso.” Responde uno de los rescatistas” “Que planean ustedes?” Pregunta Lia. “Es fácil, déjenos la evacuación a nosotros. En cambio, vaya a las zonas destruidas y busque sobrevivientes” Responde Jordan.

Mientras tanto, Artima estaba en el aire observando a los Synth-God que se avecinaban. “Mmm… Tachyon Refresh!” Bañada en un haz de luz, la apariencia de Artima fue cambiada a como estaba antes; es decir, sin heridas ni rasguños. “Pude haberlos obligado a hacerme caso sin necesidad de recibir la piedra a la cara… Sera que me estoy ablandando?” Se preguntó Artima. Decidió dejar sus dudas de lado para enfrentar a los Synth-Gods.

Con solo un movimiento de las alas brillantes que salían de su espalda, se encontró lo suficientemente cerca como para golpear a los Synth-Gods. No se le hacía difícil; unas patadas y golpes los derribaban y dejaban destruidos. Artima no escatimaba en acciones ofensivas. Los derribaba uno por uno, pero extrañamente salían más. Mientras los destruía, algo capto su atención. Lia, corriendo entre los edificios derribados y por derribarse. Cargaba algo, pero no podía identificar qué. En ese momento de distracción, un Synth-God logro agarrarla del brazo. Intentando liberarse, fue lanzada al suelo justo al frente de Lia.

“Maestra!” Exclamo Lia al verla en el suelo. Intentando levantarse, cayó de nuevo al fallar impulsarse con su brazo izquierdo. Su cara denotaba un dolor que solo ella podía aguantar. “Maestra! Su brazo esta…” “Olvida eso!” La interrumpió “Que demonios haces aquí!? Tenías que estar evacuando!” Antes de poder seguir con los regaños, noto que lo que cargaba Lia era una niña pequeña e inconsciente. “Lia… Tu…” “Gente más calificada está llevando a cabo la evacuación” Dijo Lia “Me pidieron que encontrara gente en las zonas destruidas y… Solo encontré a esta niña”.

Antes de poder decir algo, el puño de un Synth-God se abalanzaba sobre ellos. Aunque se prepararon para recibir el golpe, este fue interceptado. Una pequeña escarcha cayó sobre Artima y Lia. “Esta escarcha… Eres tú, Diadust!?” Haciendo retroceder el puño, cayó al suelo un pingüino del tamaño de un niño pequeño del cuyo cuello colgaban paneles brillantes. Con la velocidad que permitía sus patas, fue corriendo hacia donde se encontraba Lia. “Diadust! Pequeño granuja, pensé que nunca vendrías a apoyarme!” Dando palmadas en su cabeza, Diadust se limitó a hacer sonidos que denotaban felicidad. Pero esta duraría poco, ya que el Synth-God que Diadust había bloqueado se avecinaba con más de sus compañeros. “Más!? Qué demonios están haciendo Pai Ron y Rob-” “Estaba pensando lo mismo” Interrumpe Artima. Levantándose con cierta dificultad, Artima se preparó para seguir combatiendo. “Maestra! No está en condiciones para batallar! Déjeme sanarla!” “No hay tiempo para eso! Esa niña podría necesitar atención medica!” Interrumpe Artima. “Sera mejor que te la lleves con los refugiados. Si puedes, ayuda a cualquier persona herida que se encuentre con ellos.” “Pero…” “Solo ve!” Le grita Artima.

Tomando un momento, Lia se decidió. “Entendido! Diadust, vamos!” Agarrando toda la energía que tenía, Lia fue corriendo con toda la velocidad que podía. “Está corriendo… Ya ha gastado mucha energía. No podría ni sanarme en este estado” Pensó Artima. Sintiendo un dolor en su brazo, continuo con su pensamiento “No debí haber gastado mi Tachyon Refresh tan estúpidamente. Sera mejor que acabe con esto rápido.” Subiendo sus brazos al cielo, grito “Magna Morphosis!” En pocos segundos, estaba cubierta de una armadura dorada. “Ultimate Tachyon Spiral!!!” Grito mientras lanzaba un rayo de energía mucho más grande y potente hacia los Synth-God.

Pai Ron y Roberto estaban peleando espalda con espalda cuando notaron el enorme rayo sobre sus cabezas. “*Silbido* La sexy Artima lo hizo de nuevo” Dijo Roberto. “Oye carnal, estás cansado?” Pregunto a su compañero, que empezaba a jadear. “Para… Nada. Apenas estaba entrando en calor”. Tras dar su respuesta, Pai Ron salto para acabar con los otros Synth-God que los tenían rodeados. “Mmm… Que será lo que le pasa?”.

Artima se había agotado casi por completo, pero sabía que ese ataque había derribado a la gran mayoría de los Synth-Gods. O al menos eso pensó, hasta ver a la gran cantidad de Synth-Gods que todavía se acercaban a la ciudad de Vrauson. Si hubiera estado mucho más alto, hubiera visto como había una gran conglomeración de Synth-Gods en las montañas y gran parte de ellos caminando hacia la ciudad. Artima había perdido gran parte de su poder para detener a esos Synth-Gods y todavía no fue suficiente. Aun así… Artima tenía un último as bajo la manga.

De la nada, recibió un sonido proveniente de su cinturón. Era un comunicador que guardaba en caso de necesitar comunicarse. La pantalla mostraba que era Lia quien llamaba. “Oh, se me olvido que lo tenía” Dijo Artima mientras lo contestaba. “Maestra, logre llegar con los refugiados. La niña está bien y ya me encargue de muchos heridos” Le dijo Lia. “Bien hecho, Lia. Eres una gran alumna. Gismo y Nicola estarían orgullosos, estoy segura”. Lia se extrañó por tan repentino acto de amabilidad. “Maestra… Está bien? Como está todo por allá?” Hubo un breve silencio. “Me temo que… Mi más poderoso ataque no pudo detenerlos por completo”. “Su ataque de taquiones no hizo efecto!? No se preocupe, voy para allá!” “Detente Lia” La interrumpió Artima. “Has perdido mucha energía. Para ir con los refugiados tuviste que correr. Eso y usar tus poderes de sanación tantas veces… Serias una carga más que una ayuda”. “Maestra!” Grita Lia. “Es la verdad” Responde Artima. “… Y Roberto y Pai Ron?” “Aquí donde estoy veo más de 50 Synth-Gods… Dudo mucho que haya menos donde están ellos” Responde Artima. “Maestra… Que haremos?”. Otro silencio inundo el ambiente mientras los Synth-Gods avanzaban hacia Artima.

“Tu nada. Yo algo” Responde Artima. “Maestra… Que hará?” Artima se queda callada y le da una sonrisa a Lia. Ella capto al instante “M-Maestra! Qué demonios está pensando!? Podemos llamar a los otros maestros o algunos discípulos!”. “Preferiría morir antes de parecer débil ante ellos… Ante Nicola…” Artima se posó sobre un edificio que todavía no estaba derrumbado. “No la dejare!” Grita Lia. “Si realmente hablas enserio cuando me llamas maestra, entonces no cuestionaras mis órdenes. No me detengas!” Lia siguió gritando a Artima mientras ella preparaba su técnica final. Los gritos de Lia eran inútiles. “Que pasaran con los maestros!? Que pasara con el maestro Takeru!? Que pasara con Zack!?” Artima se detuvo un instante al escuchar ese nombre.

Una pequeña gota callo de sus ojos cuando se dirigió a Lia “Dile que… Lo lamento mucho”. Cerró el comunicador y lo destruyo con sus manos. Se dio cuenta de que la gota seguía cayendo en su cara. Quitándola con su mano, no pudo evitar pensar que si se había vuelto muy blanda. Pero también pensó que, dadas las circunstancias de su “ablandamiento”, no había nada que ella lamentara respecto a ellas. “Me iré sin arreglar las cosas con Pharia… Con Summeria… Con Achlys… Con Zack… Realmente me voy a lo grande”.

Mientras tanto, en una costa lejana del campo de batalla, Zack se enfrentaba a un escorpión gigante en el Templo de los Reyes. El escorpión respondía por el nombre de Serket, y era el responsable de la creación de los Synth-Gods. Cada golpe que Zack daba a Serket lo hacía más fuerte. “Por qué… Por qué mis ataques no te hacen daño!?” Gritaba Zack a sus adentros. Serket lo miraba con una sonrisa burlona. “Ya me has alimentado suficiente, así que ya no me sirves. Adiós, mocoso” Dijo mientras el aguijón de su cola perforaba el pecho de Zack por la espalda. Zack cayó tras el golpe, a pocos minutos de la muerte. “Tsubasa… Panthera… Lia… Pai Ron… Roberto… Artima… Lo lamento…” Poco antes de nublarse su visión, vio como Serket exploto tras el ataque de un caballero resplandeciente.

Conteniendo las lágrimas, Artima estaba a punto de liberar su ataque final con el que extinguiría su vida. “Lo lamento… Zack”. Antes de liberarlo, abrió los ojos para ver como los Synth-God caían uno tras uno. Tras caer, se deshacían en el suelo dejando ningún indicio de su previa existencia. Artima, dejando salir libremente las lágrimas que había contenido, dejo salir una frase que realmente salió de su corazón “Zack… Gracias…”

Pai Ron y Roberto se encontraban sobre una pila de Synth-Gods en proceso de descomposición. “Lo hizo…” Pensó Pai Ron. “WOO-HOO!!! ZACK LO LOGRO!!!” Grito Roberto mientras sacaba de su bolsillo un burrito. “Te he guardado para este momento!” Dijo antes de comérselo de un bocado. “Mmm. El sobre de salsa que deje ahí realmente ayudo a su sabor…” Dijo con la boca llena. Pai Ron lo miraba fijamente. “Disculpa, querías un poco?” Le pregunto. “No… Gracias por la oferta” Respondió Pai Ron.

En el campo de refugiados, Lia veía con los binoculares de Jordan como los Synth-Gods se deshacían al caer. “Zack… Lo hizo!” Pensó mientras un pequeño rubor se dibujaba en su cara. Jordan la interrumpió “Sabe? No me importa lo que digan la gente de esta ciudad y los alrededores, ustedes los D-Medium son geniales. Digo, nos salvaron a todos!”. “Nosotros no solo somos los héroes. Usted y su equipo también ayudo, Jordan”. Jordan sonrió y estrecho su mano en forma de agradecimiento. “Gracias por todo, señorita. Espero verla de nuevo”.

Tiempo después, frente a la casa de Artima, ella, Lia y Roberto estaban reunidos esperando la llegada de Zack. Pai Ron había ido a buscarlo mediante un portal.. Lia y Artima conversaban. “Así que… Lloraste?” Pregunto directamente Artima. “N-No es tu problema! No tiene nada que ver con Zack!” Responde Artima mientras se ruborizaba. “Eh… Yo nunca mencione que Zack fuera la causa. Pero veo que si la fue” Responde Lia. “Realmente… Es un muchacho muy genial, maestra” Dice Lia mientras vuelve a ruborizarse. De repente, Pai Ron y Zack con la diosa Osiris en sus brazos salen de un portal que se abrió de la nada. Extrañamente, las únicas heridas que tenía era una cicatriz donde el aguijón de Serket lo atravesó. Zack fue recibido por su maestra y sus amigos.

Zack nunca pregunto cómo ellos contuvieron a los Synth-God, o donde fue el lugar que atacaron. Conociéndolos tal como los conoce, el supo que no debió ser la gran cosa para ellos. Pero realmente, hubo cosas que pudieron haber cambiado su vida… Y él nunca se enteró.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Achlys
Admin
Admin
avatar

Mensajes : 106
Fecha de inscripción : 20/02/2014

MensajeTema: Re: La batalla de Vrauson   Vie Jun 20, 2014 11:41 pm

Ya había tenido el gusto de leerlo, te quedó fantástico.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://gatesoflumine.latinforo.com
Aile Strider
LV.1 D-Medium
LV.1 D-Medium
avatar

Mensajes : 18
Fecha de inscripción : 21/03/2014
Edad : 25

MensajeTema: Re: La batalla de Vrauson   Vie Ago 01, 2014 1:22 am

me encantó *o* fue tan hermoso
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: La batalla de Vrauson   

Volver arriba Ir abajo
 
La batalla de Vrauson
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» batalla de montecassino
» Batalla de Stalingrado
» Tu batalla favorita
» entrar en el campo de batalla
» angel de serra vs angel bendicion de la batalla

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Gates Of Lumine :: Jugadores :: Relatos y Fics :: Relatos y Fics-
Cambiar a: